19 de marzo de 2017

“El que beba de esta agua tendrá nuevamente sed, pero el que beba del agua que Yo le daré, nunca más volverá a tener sed”.

Decía Sartre que el hombre es “una pasión inútil”, afirmación ésta que deja al descubierto la falta de sentido de la existencia humana, que se descubre en el transcurso de la historia y  se agudiza en nuestros días. 

10 de marzo de 2017

“El demonio busca que el hombre olvide y desprecie a Dios, mientras el Señor concede su gracia a quien convertido, retorna a Él”


El libro del Génesis (2,7-9; 3, 1-7) nos describe la grandeza del ser humano desde el inicio de su existencia, creado a imagen y semejanza de Dios y provisto en el Edén de todo lo que necesita para su desarrollo y perfección  como amado del Creador.

12 de febrero de 2017

5 de febrero de 2017

“La sabiduría de Cristo crucificado, libera de las tinieblas, permite profesar la verdad revelada, y practicar las obras que dignifican”



San Pablo recuerda a los corintios (I Cor. 2, 1-5) que anuncia a Dios no con sabiduría humana, sino con la que proviene de Cristo crucificado porque la cruz de Jesús es la que causa la salvación de todos, incluyéndolo a él, por cierto. 

28 de enero de 2017

“Puede subir al monte del Señor el hombre de manos inocentes y puro corazón”



 El domingo pasado recibíamos el primer anuncio de Jesús (Mt. 4, 17): “Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca”, siendo la conversión una acogida permanente a la voluntad de Dios y condición necesaria para divisar el Reino y posteriormente pertenecer al mismo.

22 de enero de 2017

“La predicación del Reino que realiza Jesús, debe alentarnos a realizar lo mismo, buscando el bien de todos al proclamar la Verdad con entusiasmo”.

El profeta Isaías (8, 23b-9,3) nos anuncia la cercanía de Dios con su pueblo, en particular con las tribus de Zabulón y Neftalí- que habiendo sufrido en manos de los asirios opresores, son liberados por la acción divina, conforme a las promesas de salvación. 

14 de enero de 2017

“El intento del hombre de salvarse por sí mismo es irrealizable, si carece de la presencia del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.


Los textos bíblicos de la Liturgia de la Palabra de este domingo, centran su atención en la figura de Cristo llamado por san Juan “el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Jn. 1, 29-34).